Luna Salvaje – Capitulo Cinco

 

Capitulo Cinco

Marak se despertó acurrucado entre los fuertes brazos de su Corae Consorte, y suspiró llenó de felicidad. Recordó lo que había sucedido la noche anterior, y se ruborizó, jamás hubiera imaginado que Zane fuera así de perverso. Habían hecho cosas que le avergonzaba nombrar. Sintió el rubor subir hasta sus orejas puntiagudas. Sonrío, y se apretó más a su compañero. Respiró el almizclado aroma de su piel, y suspiró.

—Hola, gatito —susurró con voz ronca Zane— ¿Estás bien?

Marak volvió a suspirar al sentir el suave beso en su frente. —Sí, estoy bien…—levantó la mirada y su corazón latió agitado en su pecho al ver tanta ternura brillando en los ojos de Zane.

—¡Por la Entidad Suprema! Eres… tan hermoso —un dulce beso fue posado en sus labios—. Mío…—susurró Zane—, todo mío.

Sus labios se juntaron en un beso lento y sensual. Sus bocas se acoplaron suavemente, disfrutando cada caricia de sus lenguas.

Zane rompió el beso, y acarició gentilmente el rostro de Marak, sus dedos se sentían como la suave caricia de una pluma, y Marak lo estaba disfrutando. Amaba los mimos, y recibirlos de su compañero era muy placentero.

—Dorados…—susurró Zane al dibujar con sus dedos el contorno de sus ojos. Marak podía verlo fruncir el ceño, como si intentara atrapar algún pensamiento errante—, dorados… —pensativo, volvió a repetir.

Marak se quedó quieto. Sabía que había llegado la hora de hablar con su Corae Consorte, respiró profundamente, tratando obtener el valor que tanto necesitaba.

Lo primero que tenía que decirle, era sobre el bebé que habían concebido en su noche de pasión.

—Son dorados porque nací con un don muy especial —murmuró en un susurro—, puedo llegar a concebir y tener cachorros —sus manos no podían mantenerse quietas, lentamente acarició el pecho de Zane, disfrutando de la textura de su piel, miró a su compañero a los ojos y continuó: —Sólo algunos machos de mi especie nacen con ojos dorados y con ese don en particular, y yo soy uno de ellos.

Marak prestó atención al rostro de Zane, esperando alguna reacción.

*****

Zane repitió las palabras de Marak en su mente. Cachorros. Su gatito podría tener cachorros. En lugar de sentirse sorprendido y asustado por la noticia, sólo sonrió.

¡Podía tener cachorros!

Ya podía imaginar a un pequeño gatito con el cabello multicolor de Marak, corriendo por los pasillos de la nave. Sería un niño hermoso, igual a su padre. De pronto recordó a Gerak —su antiguo amigo Naiidian—, a quien había conocido diez años atrás cuando Zane todavía era oficial en una de las Naves de la Flota Terrestre. Gerak le había salvado la vida en el Planeta Dhrui, y desde ese entonces, el felino se había convertido en su mejor amigo. Los recuerdos de esa época inundaron su mente, haciéndolo sonreír.

¿Cómo pudo olvidar todo lo que Gerak le comentó sobre su planeta?

Había una palabra para definir al padre que se embarazaba. ¿Cuál era? ¡Oh! Lo recordaba. Sire. Su gatito sería el Sire de sus hijos, y Zane planeaba tener al menos cinco. Siempre había soñado con tener una gran familia, y ahora que tenía la posibilidad, era simplemente maravilloso.

Jaló a Marak más cerca de su cuerpo, como si intentara fundirlos en un solo ser, y lo besó. Volcando en cada movimiento de sus labios los sentimientos que desbordaban de su pecho.

Marak rompió el beso, y lo miró sonriente. Zane se quedó atontado al ver los hoyuelos en sus mejillas. Joder. Ese gatito lo iba a matar con tan sólo una sonrisa. Su corazón no podría soportar tanto.

—¿Ese beso significa que no estás asustado?

Zane sonrió, y acarició el cabello de su gatito. —No, no estoy asustado, ni nada por el estilo —le dio un pequeño beso en la nariz—. Me parece una noticia maravillosa.

Marak le dio una brillante y alegre sonrisa antes de tomar la mano de Zane. —Entonces te encantara saber que ya tengo un cachorro creciendo justo aquí…—susurró mientras presionaba la mano de Zane sobre su vientre.

Zane miró dentro de los profundos ojos dorados de su gatito, viendo la verdad titilando en sus pupilas. Sí. El pequeño le estaba diciendo la verdad.

—¿Un cachorro?

Marak besó su mandíbula. —Sí, vamos a tener un bebé. Un cachorro que quizás tenga tus hermosos ojos verdes.

Zane rió, y se sorprendió así mismo al escuchar su risa. Nunca había sido tan feliz como lo era ahora. Repartió besos en el rostro de Marak sin dejar de reír.

Iba a ser padre.

Miró hacia el gatito, y le dio gracias a la Entidad Suprema por el hermoso regalo que le había concedido.

—Gracias… gracias por devolverme la alegría de vivir. No sabes lo feliz que me has hecho —rió—. ¡Voy a ser padre! Y eso era algo que nunca creí poder tener en esta vida, pero tú… mi hermoso gatito, me lo has dado.

Zane bajó la cabeza, y besó profundamente a Marak, tomándose el tiempo de saborearlo a placer. —Te quiero gatito, y nunca nadie te apartara de mi lado. Te protegeré hasta con mi último aliento si es necesario —miró a Marak, sintiendo su cuerpo temblar por los instintos de protección que corrían por su cuerpo—. Mío —susurró.

*****

Marak estaba sorprendido. Toda esa emoción viniendo en oleadas de su compañero, era abrumadora. Pero aun así la atesoró. Estaba casi seguro que todas esas emociones, eran nuevas para Zane.

—Hay algo más que necesitas saber, Zane.

Zane asintió, instándolo a continuar.

—Necesitas saber cómo llegué a la Tierra, y… también necesitas saber quién soy yo en realidad —hizo una pausa—. Cuando te conocí, estaba huyendo de unos hombres que intentaron secuestrarme —Marak sintió a Zane tensarse—. No sé por qué me buscaban, pero ellos mataron a los guerreros que me protegían —una lágrima se deslizó por su mejilla. Suspiró cuando Zane la limpió con su pulgar—. Salté por la ventana del dormitorio, y me deslicé por la pared del Hotel —Zane gruñó, y luego Marak sintió las cálidas manos de su Corae Consorte en su espalda, acariciando suavemente, y brindando confort—, salí de allí y tomé un transporte al Puerto, pero al llegar, mi nave ya no estaba —más lágrimas mojaron sus mejillas—, no sé qué sucedió. Yo… no entiendo por qué esos hombres me perseguían —fuertes sollozos escaparon de sus labios—. Todo era tan confuso, creí que me atraparían. Pero subí a tu nave, y…

Zane lo apretó junto a su cuerpo, besando su frente y limpiando sus lágrimas. —Ya estás a salvo, bebé. No dejaré que nada malo te pase.

—Conocerte fue lo mejor que me ha sucedido estos últimos días.

Marak respiró profundamente, tratando de calmarse.

Ahora necesitaba decirle quién era.

—Yo… soy el segundo hijo del Rey Ailean Felydhae, gobernante del Planeta Naiid.

*****

¡Wow!

Su gatito era un Príncipe, y era algo impactante descubrirlo. Pero para Zane, su gatito era sólo Marak, el pequeño felino que había robado su corazón.

Se rió por dentro, al darse cuenta que el pequeño también había sacado la parte cursi que tenía enterrada en su interior.

—¿Zane?

—¿Sí, mi príncipe? —preguntó, sonriendo con malicia.

Marak rió divertido, y le propinó un suave golpe en el pecho. —Deja eso,… dime qué piensas.

Zane tomó su rostro en sus manos, y fijo su mirada en sus ojos.

—Bueno, pienso que tengo que apresurarme a arreglar el problema en el que estoy, para así poder ir a Naiid, a pedirle al Rey tu mano.

Marak abrió los ojos como platos, y abrió varias veces su boca antes de que pudiera dejar salir alguna palabra.

—¿En serio harías eso?

Zane lo miró con determinación. —Por supuesto, gatito. Pero será luego de que descubra que está pasando en el Consejo de Mando.

Confundido, miró a su Corae Consorte. —¿A qué te refieres?

El sonido del intercomunicador en la pared del dormitorio los interrumpió.

Zane se levantó de la cama, y no notó la mirada hambrienta de Marak recorriendo su  cuerpo, y lamiéndose los labios.

—¿Pasa algo? —preguntó Zane, mientras buscaba su ropa para vestirse.

—Tiene una llamada urgente en el puente, el Comandante Rhodes necesita hablar con usted de inmediato.

Zane terminó de vestirse lo más rápido que pudo.

Esperaba que fueran buenas noticias. Necesitaba descubrir quién demonios le había tendido una trampa y lo había acusado de la muerte de su abuelo. Y cuando lo descubriera, iba a ir tras el maldito.

—Voy para allá —respondió rápidamente. La comunicación se cortó, así que giró hacia Marak, buscó ropa limpia en su armario, y se la dio.

—Vístete, gatito. Quiero que oigas lo que el Comandante tiene para decir.

 

21 comentarios en “Luna Salvaje – Capitulo Cinco

  1. insisto, quiero un gatito como Marak, para acariciarlo y hacerle mimos y cositas sucias jajaja, Muchas Gracias por el capítulo Carolina, besos, hasta pronto^^

  2. Holaa siii gracias que hermosoo capitulo me encanta está pareja y como see están llevando y que bien van a ser padres que lindoo!!! Quieroo leer mass..!!! Me encantooo!!!! Besos!

  3. Gracias por el capítulo, pero por favor!!!!!! no nos dejes así!!!!!! esto cada vez esta mas y mas interesante……..ya no puedo esperar al siguiente y ver las perversiones que Zane tiene preparadas para su gatito!!!!!jiijijijijijiji…….
    Un Gran saludo!!!!

  4. Wuaa!!!!! como siempre nos dejas en lo mejor…feliz por los chicos que tendran su primer cachorro son una delicia y Zane uf!!!…pero imagino que en los proximos capis vienen problemas espero nada grave…a la espera de otro capi…

  5. CAROLINA, ME ENCANTO ESTE CAPI, MUY TIERNO Y AMOROSO ZANE CON SU GATITO,… ES LINDO!!!!
    ESPERAMOS PRONTO TENER MÁS DE ESTA NOVELA.. GRACIA!
    SALUDOS

  6. Ahhhhhhhhhhhh adore los capítulos!!! jejejeje que lindos! una noche y bebe abordo… así podrán tener una docena de lindos gatitos!!! yop tengo uno!! me lo regalaron ayer!!! Waaaaaaa gatos! gatos everywhere!

  7. hola me encanto la historia me preguntaba por que dejaste de escribirla, puedes treminarla por favor me parece muy hermoso gracias por esta maravillosa historia sigue asi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s