Atendiendo al General – Capitulo Dos

AtendiendoGeneral

 

Capitulo Dos

Travis gruñó al sentir el calor irradiando del pulsante eje en su mano. Se lamió los labios queriendo probar la esencia que escapaba de la punta en gruesas gotas. Movió lentamente su mano arriba y abajo, y sonrió al escuchar los gemidos de placer saliendo de la dulce boca de Brandon.

—¿Señor? —jadeó Brandon.

Levantó su mirada, y quedó sorprendido por lo hermoso que Brandon lucía. Su piel de porcelana tenía un lindo sonrojo que cubría todo su cuerpo, pero fue el fuego quemando en su mirada lo que lo hizo gemir necesitado.

¡Demonios!

Quería tomarlo en ese mismo instante.

Liberó el eje de Brandon, y se puso de pie cerca a él.

—Desnúdame.

Vio encantando como Brandon tragó antes de levantar sus temblorosas manos hacia él. Muy lentamente, Brandon fue quitando cada capa de su ropa, dejando al descubierto su ancho pecho para la inspección hambrienta del chico. Estaba feliz del brillo de admiración en los ojos azules de Brandon.

Cerró los ojos, y suspiró cuando sintió las calientes manos de Brandon acariciando lentamente su piel expuesta. Suaves y pausadas caricias recorrieron su pecho, deslizándose por su abdomen, delineando cada músculo de sus abdominales, y volviendo a subir para jugar con sus tetillas. Abrió los ojos rápidamente cuando sintió sus pantalones ser abiertos y caer al suelo. Fascinado, observó a Brandon ponerse de rodillas, y bajarle lentamente su ropa interior.

Esos hermosos ojos pedían permiso para tomarlo en su boca, y Travis tembló fuertemente con la desenfrenada pasión que recorrió su cuerpo. Quería esos apetitosos labios rodeando su erección.

—Abre la boca y chúpame.

Gruñó extasiado cuando el calor húmedo de la boca de Brandon rodeó su eje, enviando ondas de placer a través de sus terminaciones nerviosas.

¡Joder!

Brandon tenía una boca hecha por los dioses.

Acarició su mejilla con ternura mientras observaba como esos rojos labios lo tomaban más profundo en su boca.

—Buen… chico… —murmuró con voz ronca y sin aliento mientras acariciaba el rostro de Brandon.

Nada lo había preparado para el intenso placer que estaba sintiendo en ese momento. Brandon usaba su lengua muy sensualmente, delineando cada gruesa vena, y rodeando su erección con largos lametones antes de succionar fuertemente la cabeza. Los gemidos de placer del chico al succionar su esencia, enviaban placenteros escalofríos desde su eje hacía todo su cuerpo. Travis cerró los ojos, sintiendo que su control estaba a punto de romperse.

—Detente.

Brandon se alejó rápidamente, y miró a Travis con incertidumbre.

—¿Hice algo mal, señor?

Travis levantó la mano, y acarició con su pulgar el hinchado labio inferior del chico. Hermoso.

—No —susurró—, es sólo que quiero correrme profundamente en tu apretado agujero —jaló a Brandon junto a él, y tomó su boca vorazmente, probándose a sí mismo. Deslizó sus manos por la suave piel de Brandon, apretándolo más junto a su cuerpo.

Se alejó sólo unos segundos para quitarse los zapatos, y de un solo movimiento de su mano todas las cosas sobre su escritorio terminaron en el suelo. Sonrió al ver a Brandon mirándolo con sus ojos tan grandes como platos.

—Recuéstate ahí —dijo, señalando la superficie de caoba pulida de su escritorio.

Su eje dolía de lo duro que estaba. Observar a Brandon reclinado desnudo y jadeante sobre su escritorio, traía a su mente las miles de veces que fantaseo con tenerlo allí a su disposición.

Gimió.

¡Joder!

La realidad era mejor que la fantasía.

Se acercó a su maletín de cuero negro, y sacó de su interior una pequeña botella de lubricante. La había comprado hace dos días para sus desahogos matutinos, pero la había guardado en su maletín. Quizás su subconsciente sabía que esto sucedería tarde o tempano.

Brandon vio la botella y luego a él, y sonrío. Levantó las piernas y las apoyó al borde del escritorio, abriéndolas de par en par y dejando al descubierto su tentador agujero.

Travis tragó el nudo en su garganta, se acercó al chico. Dejó la botella sobre el escritorio y comenzó a acariciar toda la piel a su alcance. Muy suavemente fue explorando cada curva y aprendiendo dónde se encontraban las zonas erógenas de Brandon. Bajó la cabeza, y besó su ombligo, metiendo su lengua en el pequeño orificio, y arrancándole un largo gemido a Brandon. Siguió explorando hacia arriba, repartiendo besos y lamidas antes de tomar en su boca uno de los brotes duros de sus tetillas.

Brandon arqueó la espalda, y gimió.

gorra

Tenía que ser un sueño.

Las cosas eran demasiado placenteras para ser reales. Brandon abrió los ojos y miró al General Hunter, chupando y mordisqueando sus tetillas como si quisiera grabar en su memoria la textura de ellas.

—Se… ñor… —jadeó Brandon, queriendo más.

El General liberó la tetilla que había estado torturando.

—Travis,… dime Travis.

Brandon asintió, y levantó una mano para acariciar la mejilla de su General.

—Travis, quiero más…

Travis le dio una sonrisa llena de promesas justo antes de lamer la cabeza de su duro eje, cerrando los ojos y gimiendo extasiado como si estuviera probando su helado favorito.

Brandon cerró los ojos, y arqueó la espalda, dejando que un grave gemido brotara de su boca. Se aferró a los bordes del escritorio y se mordió el labio inferior, intentando callar los gemidos roncos que salían de su pecho. No quería que nadie que pasara cerca de la puerta de la oficina, pudiera escuchar lo que el General le estaba haciendo. Quería seguir en este capullo de placer, y disfrutar de todo lo que Travis estaba dispuesto a darle.

Muy lentamente, Travis liberó el eje de su boca, dándole una última y sensual lamida a la ranura. Brandon gimió necesitado, queriendo que esos labios rodearan su eje otra vez.

Su mente quedó en blanco cuando la húmeda lengua de Travis acarició su tembloroso agujero, su cerebro se derritió por el intenso placer que invadía sus sentidos. Su cuerpo temblaba, y su agujero hacía todo lo posible por sujetar la punta de esa lengua que cavaba en su interior.

—Tra… Tra… vis…

El sonido de una tapa al abrirse, lo hizo abrir los ojos.

Observó como Travis cubría sus dedos con lubricante, y luego poco a poco fue metiendo uno en su interior. Brandon abrió más las piernas, y relajó sus músculos internos, gimiendo cada vez que Travis acariciaba su glándula de placer. Pronto ya tenía tres dedos sumergiéndose dentro y fuera, un calor delicioso se extendía por su cuerpo, causando que su corazón se acelerara sin control. Joder. Su cuerpo temblaba por el intenso placer deslizándose por cada nervio, cada músculo, cada poro de su piel. Y necesitaba más. Cerró los ojos, y arqueó la espalda, dejando salir los gemidos que cada movimiento de esos dedos en su interior provocaban.

—Travis… ahora… ya estoy listo…

Escuchó el rasgado de una envoltura al abrirse, y no supo de donde Travis había sacado el condón, pero tampoco le importaba en esos momentos. Lo único que quería era tenerlo moviéndose en su interior.

Abrió los ojos y observó fascinado como Travis cubría su gruesa erección. Brandon respiró profundamente, listo para conseguir lo que tanto había anhelado estos largos tres años. Lentas caricias recorrieron su piel haciéndolo estremecerse hasta que las manos de su General se posaron en sus caderas. Travis colocó su duro eje contra el caliente agujero de Brandon y lentamente presionó su camino al interior. Ambos gimieron cuando sus cuerpos se unieron en uno solo. Travis se inclinó sobre Brandon, apoyando el peso en sus brazos, y besó sus labios muy suavemente.

—Se siente mejor de lo que imaginé… —gruñó Travis, lamiendo el regordete labio inferior de Brandon—. Tan apretado, y caliente…

Brandon se aferró a su General, rodeando sus caderas con sus piernas, y gimiendo al sentirlo introducirse más profundo. Jamás se había sentido tan lleno antes, el eje de Travis encajaba muy bien en su interior. Miró dentro de los profundos ojos cafés dilatados por el placer, y su corazón golpeó fuertemente en su pecho cuando vio el deseo, la ternura y el… ¿amor?, brillando en su mirada.

—Travis… muévete… ahora… —gimió Brandon extasiado.

La mirada incandescente de su General le sacó el poco aire que guardaba en sus pulmones. Dios. Luce como un guerrero a punto de entrar en batalla.

No pudo pensar nada más porque en ese instante, Travis comenzó a moverse. Dentro y fuera, duro y lento. En un vaivén placentero.

Cada movimiento de sus caderas enviaba olas de éxtasis por todo su cuerpo, provocando que graves gemidos y jadeos de placer brotaran de sus labios. Su mente se nubló, y su cuerpo vibraba con cada corriente de electricidad deslizándose por su piel.

—Más…más… Travis… mmm….sí…ahí….

Su boca fue tomada en un duro y caliente beso, lenguas rozándose una a la otra, buscando, explorando, saboreando. Brandon gemía sin poder contenerse, sentía que el placer que estaba experimentando en esos momentos era demasiado para soportar, así que cerró los ojos.

Travis se irguió, dándole una mirada salvaje y lujuriosa, su agarre en las caderas de Brandon se apretó firmemente, y empezó a joderlo duro, golpeando su glándula de placer una y otra y otra vez.

Brandon abrió los ojos en apenas una ranura, sus  gafas estaban un poco empañadas, pero aún así observó fascinado a Travis moviéndose implacable, el sudor corría por su cuerpo, sus músculos se tensaban con cada estocada, y sus ojos cafés titilaban enfebrecidos. Arqueó la espalda y jadeó cuando Travis tomó su eje y empezó a masturbarlo al ritmo de sus envestidas. Brandon se corrió con un grito silencioso, aferrándose a los bordes del escritorio. En la bruma de placer, apenas pudo oír el grave gemido de Travis mientras se corría, y se dejaba caer exhausto sobre él. Brandon suspiró satisfecho, y acarició suavemente la espalda de su General. Había sido la experiencia más maravillosa y sensual de su vida, y no quería que terminara todavía.

Pasaron varios minutos, juntos, sudorosos, y abrazándose antes de que su respiración volviera a la normalidad. Travis levantó su rostro, y Brandon pudo observar el torbellino de emociones que inundaba su mirada.

—Brandon…—susurró con ternura mientras le daba un tierno beso, lento y suave se apoderó de su boca.

Brandon se sentía en el cielo, se aferró al cabello de Travis y correspondió con el mismo fervor ese sensual beso.

—Te quiero…—murmuró Brandon, sin poder evitar decir lo que su corazón había ocultado por tanto tiempo. Cerró los ojos, y esperó.

El pequeño roce de unos labios en la comisura de su boca, lo hizo abrir los ojos. Su General lo miraba profundamente.

—Yo también… —respondió Travis mientras lo abrazaba fuertemente.

Brandon tuvo miedo. La actitud de Travis era bastante desconcertante. ¿Y si está era una despedida definitiva? ¿Y si jamás volvía a ver a Travis? Brandon iba a tener el corazón destrozado.

—Tenemos que irnos —murmuró Travis incorporándose.

Brandon gimió cuando el eje de Travis dejó su cuerpo. Se levantó lentamente y se limpió con las toallas de papel que Travis logró alcanzarle.

Ambos se vistieron en silencio.

Brandon caminó lentamente hacia la puerta, sintiendo las piernas débiles y un dolor profundo en el corazón. Unos fuertes brazos rodearon su pecho, impidiéndole salir.

—Sé lo que estás pensando —murmuró Travis a su oído—. No fue sexo de despedida, mi adorable Brandon. Nosotros hicimos el amor.

Brandon se giró, y su boca fue tomada en un posesivo beso. Travis lo devorada con cada movimiento de sus labios, despertando otra vez, un deseo incontrolable listo para ser saciado.

Se separaron con la respiración agitada y los labios húmedos e hinchados. —Te espero mañana en mi casa, tenemos mucho de que hablar, y… —murmuró Travis mientras deslizaba sus manos y acariciaba el trasero de Brandon—, y ponernos al día de todo el tiempo que hemos perdido.

Brandon gimió cuando su labio inferior fue mordisqueado sensualmente. Se quedó de pie, mirando aturdido a Travis mientras éste se alejaba dándole una mirada caliente y volvía a su escritorio.

—Sí, señor —logró susurrar antes de dar la vuelta, y salir de la oficina.

Su vida militar había terminado, pero quizás su nueva vida a lado del General estaba por comenzar.

 

 

19 comentarios en “Atendiendo al General – Capitulo Dos

  1. Gracias por la actu!!!!Por fin Brandon tiene su sueño cumplido, el general,jajaja…. Que le hara al pobre cuando vaya a su casa???esperamos que nada pervertido!!!jejejeje…..:)

  2. que capítulo tan mas hot y tierno a la vez, muchas gracias por la actu Carolina.
    FELIZ AÑO NUEVO!!! que el 2013 este lleno de bendiciones!!!
    Gracias por compartir tantas historias durante este año, besos<3

  3. Gracias Carolina por el capi ….por fin el General y Brandon juntos …de lo mas hot el encuentro… a ver que pasa en casa …espero que le pida quedarse junto a el….esperando por mas….mil gracias por regalarnos tus maravillosas historias.

  4. Holaa oh por dioss que hott e intensoo fue estoo je…! estoy deseando leer mass de estaa parejaa…je! gracias Caro por este capitulo! me gusta que se hayan dicho te quieroo!!…

  5. OOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

    Por dios de que me habia estado perdiendo sonto cielo buenisimo buenisimo buenisimo, ese general cada dia me cae mejor, y Brandom mi vida es la cosa mas linda del universo simplemente perfecto en su papel sum si si muy bien muy bien estare esperando ansiosamente una nueva entrega, pero recuerda no te presiones si en verdad queremos leer tus historias debemos aprender a ser pasientes, sabes que se te quiere.

    Besos

  6. no habia leído esta historia esperando a que estuviera terminada, pero cuando leo esta escena ,ohhhh por dios , quede con ganas de mas , gracias carolina por compartir

  7. Gracias me encanto este capitulo al igual que el anterior, definitivamente sabes como hacer una buena historia con una buena dosis de escenas sexys sin llegar a aburrir o cansar mil gracias Carol, feliz domingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s